Al fondo de la noche

La noche llega como un pálpito.
Una caricia ambarina de las horas
en las que el Sol aún quiere
rescatarnos. La Luna presiente,
observa con sus palabras y conjetura
en todos los idiomas un posible mensaje.
La noche presume larvada y disimula
el secreto furtivo. Las palabras viajarán.
El viaje que comience en el motor
cardiovascular, terminará al fondo
de la noche estrellada.