Por la senda de margaritas florecidas

El agua corre caliente por mi mano,
como un niño.
Es agua fría por la tuya.
A ninguna se le impide andar.
Ni frío, ni calor, ni principio, ni fin.
Se escurre entre guijarros,
entre las piedras del camino,
senda de margaritas florecidas,
desde tu patio hasta el mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s