Rocas

La roca lacerante
es tan hiriente
como las tajadas
del día a día.
Incluso si no provocase
daño, marcaría la piel
a jirones de brumas.

El chinarro
¿cuántas veces
habrá rodado
afilando sus cantos?
Emergencia por
adaptar su cuerpo
al paso de los daños.

Al irrumpir la noche
ambas pacen en el suelo
e ignoran las diferencias
compartidas en su espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s