7 agosto

En un día como hoy conocí a una pirata
y desde el carajo de mi barco,
sigue ondeando la bamba negra.

En un día como hoy junté una tropa de mando
invencible para surcar molinos, ríos, mares,
templos, pozos, gallos, despeñaderos;
hallar raíz de doctrinas, origen de mi esperanza,
el fluir de los cánticos de antaño, cruzar fronteras sin alzas,
conquistar el mundo entero, sin más arma —ni escudo— que mi pluma
y papel, la piel y la tertulia.

En un día como hoy, hundí mis pies en agua sal,
para las heridas del camino y las espinas del mar.
Tomé vino y manjares de la joya oculta del Saltés. ¡Qué más!

En un día como hoy, mis caprichos más dulces se fueron a Marte
o a Venus, para poderlos alcanzar cuando los quisiera saborear.

En un día como hoy, ya te supe y no te vi. Ya te busqué
y me encontraste.

En un día como hoy, seguí buscando tu sonrisa en todas las caras
a las que miraba.
En un día como hoy la vi y quería salir corriendo. Y corrí.

En un día como hoy ya sabía que era un salmón noruego:
sin saber qué hacer el resto de mi vida, excepto no acabar
nunca, para pagar un abrazo a plazos.

En un día como hoy, se sufrió la noche más cálida. Como hoy.

En un día como hoy, me quedé como estoy: a cuadros y con diez mil
pedradas en la cabeza.

En un día como hoy hice feliz marcando páginas y ellas me marcaron
para continuar.

Di un salto hasta el infinito y más allá. El corazón estuvo de acuerdo
conmigo. Como hoy.

Pagaré todos los abrazos a plazo fijo y con interés.

Cerré los ojos de quien ya veía lo que yo. El espejo habló, se preguntaba
por mí y se reía. Me reí. Se despertó la magia.

Se frenó, entonces, la extinción de las cabinas de teléfono españolas.
¡No podían desaparecer! Y la gramática se hizo tan sexy como la magia, los clásicos.
Porque ser fantástico es ser lo que quieras trá- trá, pero tienes que estar que te sales
para comprar todas las ofertas para amantes de la lengua —inglesa—, ‘I can’t love without you,
there is no way’.

En un día como hoy, su casa es la nuestra.
Cena con nosotros y verás lo bien que cocinan las madres de mis
amigas; la tortilla de patatas es cosa mía: sartén en mano, tortillera de palacio.

Y así relajada, el eco se va.

Y así todo encaja y me aconsejan. GRACIAS.
Y así todo encaja y me disculpo. LO SIENTO.
Y así todo encaja y me quiero. OS QUIERO.

El reloj se mueve.
Y del sueño no me tengo que despertar
porque ya lo estoy viviendo.

Anuncios

2 comentarios sobre “7 agosto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s