Ración diaria de privilegios

El privilegio para mañana será
volverme a equivocar como lo hice
hoy. El privilegio para el jilguero de mi
vecina es un espacio en el alféizar —tentando
el límite—agua, comida, un papel para que el sol
no le dé directamente y la jaula en la que está preso.
Y sin embargo, él sigue cantando. Y sin embargo.

Gema Albornoz

Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

Anuncio publicitario