Polilla leopardo

Toda mi vida he intentado evitarlas
hasta que una noche, ella, me hiciera compañía.
No pude ofrecerle nada exquisito para comer,
pero apuró las calas sobre la mesa. Movía sus alas,
al entrar en trance. Le pedí que ensanchase su tórax
y sus manchas, para limpiar las mías. La confundí con
una mariposa, aunque ella delatara su afición a las sombras.
Cada noche, desde entonces, aparecen mis fantasmas,
cabalgando la habitación sobre ella. Le sigo agradeciendo
su compañía, aunque no tenga nada más que ofrecerle.

Gema Albornoz


Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s