Desde este mismo momento

Desde este mismo momento

la lluvia que cae

un, dos, tres veces,

golpea el suelo.

Y no muere.

Un arsenal de gotas

dispara una, dos, tres veces

contra toda superficie.

Solo atravesará tierra fértil.

Realizará el milagro

la memoria que brota

desde lo más hondo.