Travesía

No hay latido
que por canto de sirenas venga.
Excepto tu corazón,
arrullo de la azucena.

Viene abordando
cada calle de la almudena.
Vienen vibrando
los cantos de las patenas.

No hay risa
que se compare con tus verbenas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s