Lienzo de un día

Rápido llega lo que pronto pasa.
El cielo mece a las nubes
por encima de las casas.

Casas donde convive el viento
con las hojas que arrastra,
por los caminos que frecuento.

Creo entonces en las leyendas
reescritas con todo el tiempo
entre mis manos o tus piernas.

Tus piernas tan infinitas
como la seda que enreda
o el día que empieza.