Acerca de aquel día

Desde entonces, cualquier día es más azul.

El reloj ignoraba
el correr de las horas.

El dolor aguantaba,
apretando puños y dientes.

El cielo partía las nubes
y ellas se juntaban sin mezclarse.

Un navegante surcaba el mar
pegando la grieta en él.

Un faro perdía su luz
y desaparecía la ruta más segura.

En tierra, un caminante errante
encontraba refugio bajo el almendro.

La ropa de las azoteas venteaba,
invirtiendo la dirección del viento.

Las calles olvidaban
el devenir de los pasos.

Y yo. Yo recorría un pasillo helado
directo al infierno.

Y yo. Yo volvía atrás
con mis manos ardiendo
y el corazón helado.

Gema Albornoz

Licencia Creative Commons
Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s