La tacita

Tacita, llénate

antes de que venga

la cafetera

y te escalde

todo el cuerpo

de chocolate y niebla.

Tacita de porcelana,

tan fría como la luna,

reluce redonda y nueva

desde mi mano a la suya.

Y entre sorbito y sorbito

jugarás con el azúcar.

2 comentarios sobre “La tacita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s